Nunca digas nunca jamás | Top Secret

Las curiosidades y secretos mejor guardados del remake "no oficial" de Operación Trueno


El título de la película está basado en una conversación entre Sean Connery y su mujer. Tras Diamantes para la eternidad le dijo a ella que “nunca” interpretaría a James Bond de nuevo. Su respuesta fue "Nunca digas nunca jamás". Su nombre puede verse al final de la película en los créditos por su contribución. Como resultado, esta fue la primera película Bond en no utilizar un título original de Ian Fleming.

A parte de Sean Connery, sólo otro actor estuvo participando en Operación Trueno y Nunca digas nunca jamás. Robert Rietty fue la voz de Emilio Largo en Operación Trueno e interpretó al Ministro Italiano en Nunca digas nunca jamás. En el aspecto técnico hubo cinco personas involucradas en ambas películas: Michael White, Lionel Strutt, George Leech, Ricou Browning y Jordan Klein Senior.

Según el libro de Lee Pfeiffer y Philip Lisa titulado “The Films of Sean Connery” (Las películas de Sean Connery), Richard Donner tuvo la oportunidad de dirigir la película pero la rechazó.

La versión del DVD británico tiene censurada la caida al mar desde un acantilado de Bond y Domino a lomos de un caballo, concretamente la toma en la que el caballo en el que están montados entra en el agua, por crueldad con los animales.
 

Active Image

En la película se reutilizan efectos especiales submarinos rodados para la película Ice Station Zebra.

La primera edición de la película tenía una duración de tres horas y Irvin Kershner admitió que tuvo que eliminar algunas escenas, como la muerte de Blofeld, arañado por su gato que lanza un grito de sorpresa al ver a Bond y no a Largo en su pantalla de control.

El casino en el que Bond y Largo se enfrentan en un videojuego se llamó Casino Royale. La escena inspiraría a John Gardner para una situación similar en su libro Role of Honour donde podemos ver a Bond jugando con un juego de ordenador. Supuestamente Bond debía jugar una simulación de "La Batalla de Waterloo", pero más tarde se cambió por "La Batalla de Bunker Hill".

Kim Basinger no guarda muy buen recuerdo de la película: "No quería hacer la película pero necesitaba el dinero. Me dieron el papel y pasé más de un año viviendo en Europa y las Bahamas. Pero Nunca digas nunca jamás fue la peor experiencia que he tenido en mi vida, porque con el director, Irvin Kershner, no me entendí en ningún momento. Fue un rodaje largo y desorganizado. Gracias a Dios, Sean Connery, que sabe de Bond más que nadie, estaba allí para salvar la película". 

Sean Connery se rompió una costilla duarnte el rodaje mientras ensayaba con el instructor de artes marciales, un joven llamado Steven Seagal.

La cantante Bonnie Tyler habría rechazado interpretar el tema principal. Aunque no se arrepintió de su decisión - afirmando que la canción nunca fue un éxito -, en 2013 volvería a pedir una segunda oportunidad a los productores en una entrevista para la revista Celebs on Sunday.

¡Comparte este artículo!