La espía que me amó | Notas

Notas de producción con la ficha técnica, el reparto, los antecedentes y la sinopsis de la décima aventura oficial de James Bond

 

Ficha Técnica
Reparto
Origen
Gran Bretaña
James Bond
Rodaje
1977
Anya Amasova
Barbara Bach
Duración
125 Min
Stromberg
Curd Jurgens
Modo
Color Deluxe
Tiburón
Richard Kiel
Formato
2:35 Panavisión
Bernard Lee
Sonido
Dolby Stereo
General Gogol
Walter Gotell
Producción
Eon
Danjaq Production
Sergei
Michael Billington
Guion

Richard Maibum
Christopher Wood

Felicca
Olga Bisera
Lois Maxwell
Realizador
Lewis Gilbert
Capitán Benson
George Baker
Director Foto
Claude Renoir
Max Kalba
Vernon Dobtcheff
Decorador
Fekkesh
Nadim Sawalha
Dir. Artístico
Peter Lamont
Sandor
Milton Reid
Ef. Especiales
Derek Meddings
Markovitz
Milo Sperber
Espacialistas

Bob Simmons

Rubelvitch
Eva Reuber-Staier
Edición
John Glen
Q
Desmond Llewelyn
Música
Marvin Hamlisch
Bechmann
Cyril Shaps
Tema
Carly Simon
Almir. Hargreaves
Robert Brown
Vestuario
Rosemary Burrows
Minist. de Defensa
Geoffrey Keen 
Reparto
Weston Drury Jr.
   

Antecedentes

Siguiendo la tibia recepción de El hombre de la pistola de oro, Cubby Broccoli sabía que las apuestas para el décimo thriller de James Bond estaban altas y tenía mucho que demostrar a los fans, a la United Artists y, finalmente, a sí mismo. El sentir general decía que la franquicia de 007 estaba en las últimas. Broccoli hizo una apuesta al todo o nada para demostrar que esta teoría era incorrecta. Alejado de la distracción de su relación con Harry Saltzman, Cubby se dio energía a si mismo y estaba dispuesto a hacer lo mismo con la serie. Sabiamente se tomó su tiempo para llevar La espía que me amó a la pantalla. Los guiones iniciales incluían un buen número de escenarios diversos, aportados por una multitud de conocidos escritores. La intención original era revivir a SPECTRA pero los planes se truncaron debido a una orden judicial obtenida por el productor Kevin McClory, que estaba intentando hacer un remake de Operación Trueno con un guion escrito por Sean Connery y Len Deighton.

Finalmente, se aprobó el guion definitivo, aunque pese a todo el esfuerzo tenía un parecido impresionante con Sólo se vive dos veces. Cubby fue avisado por el diseñador de producción Ken Adam de que no había ningún escenario de sonido en el mundo suficientemente grande para contener las espectaculares secuencias visionadas. 'Construidlo entonces' fue la simple orden de Cubby. En consecuencia, Adam creó el famoso '007 Stage' (Escenario 007) en los Pinewood Studios, el mayor escenario de sonido del mundo. La apuesta de Cubby recibió el respaldo de la United Artists, que aceptó aumentar el presupuesto hasta la impresionante cantidad para la época de 13,5 millones de dólares. Los resultados se muestran en la pantalla. Con La espía que me amó estrenándose dos años y medio después de El hombre de la pistola de oro, la audiencia estaba deseosa de volver a disfrutar con el Sr. Bond una vez más. Broccoli les dio el mayor Bond épico jamás producido, una extravagancia para los ojos que combinaba todos los elementos tradicionales que habían hecho tan popular la serie.

Como película, La espía que me amó es un éxito en casi todos los niveles. El humor está más controlado y es más maduro y hay secuencias que incluyen un suspense genuino, algo largamente ausente en la franquicia. La película también incluye un reparto maravilloso y el tipo de valores de producción eternos reminiscentes de las primeras películas Bond. La espía que me amó incorpora al menos dos componentes memorables destinados a estar entre las imágenes más perdurables de la serie: la presentación del enemigo 'Tiburón' y el Lotus Esprit equipado con gadgets, que rivaliza con el clásico Aston Martin DB5 en cuanto a su ingenioso diseño. La audiencia respondió entusiásticamente y la película hizo honor a su lema 'Este verano del 77 pertenece a James Bond, 007'.

La misión

Submarinos nucleares aliados y soviéticos están desapareciendo misteriosamente y tanto M como su homónimo en la KGB, el General Gogol, sospechan que una tercera parte es la responsable. Asignan a James Bond a la mejor espía soviética, la Mayor Anya Amasova, para que trabajen juntos e investiguen la situación. Los dos forman una alianza nada fácil, pero se ganan el respeto mutuo mientras recorren el globo desde Egipto a Cerdeña siguiendo pistas.

Bond y Anya sospechan que el misterioso billonario y magnate de los barcos Karl Stromberg está detrás de la crisis. Los dos agentes descubren que ha estado utilizando su enorme barco de mercancías, el Liparus, para capturar los submarinos y aprisionar a su tripulación. Stromberg planea utilizar los submarinos para lanzar misiles nucleares con la esperanza de destruir la civilización y mandar en un reino submarino desde su base anfibia, Atlantis. En una feroz batalla con las fuerzas de Stromberg, Bond y las tripulaciones liberadas de los submarinos evitan por poco un holocausto nuclear. Bond mata a Stromberg y, junto a Anya, escapan de Atlantis mientras explota.

¡Comparte este artículo!