Muere otro día | Vehículos

Los medios de transporte más espectaculares aparecidos en la vigésima aventura oficial de James Bond

Hovercrafts

Propiedad del Coronel Moon, estos hovercrafts son el medio ideal para cruzar los campos de minas que los Americanos dejaron en la zona desmilitarizada. Los hovercrafts incluyen una ametralladora, un lanzallamas y una escopeta de Uranio. Bond y Moon se enfrentarán en uno de estos vehículos durante la secuencia precréditos.

Ford Fairlane

Cuando Bond le pide a Raoul "un coche rápido", éste le ofrece un Ford Fairlane. Aunque sólo se ve brevemente y no incluye ningún gadget, Bond utiliza este emblemático vehículo para desplazarse por Cuba de forma carismática.

Aston Martin V12 Vanquish

Fabricado en Inglaterra, en Newport Pagnell, el modelo diseñado por Ian Callum reemplaza al Vantage. Bond no utilizaba un Aston Martin como vehícuo principal desde 007: Alta tensión. Tras este intervalo de 15 años, Q presenta a Bond el Aston Martin Vanquish, rebautizado por su sección como "Vanish" (Desvanecer), en la escena de la estación de metro, donde 007 descubre su increible camuflaje que le hace invisible, gracias a diminutas cámaras por todos los lados que proyectan la imagen que ven.

Esta explicación que le ofrece Q a Bond se basa en una tecnología que la Fuera Aérea Americana desarrollaba en ese momento para utilizar en un avión camuflado de día. Sin embargo, la capacidad para volverse invisible sólo es útil a cierta distancia (kilómetros), y en ningún caso podría ser tan buena como se muestra en la película.

Junto al Jaguar XKR de Zao, protagonizará - primero sobre hielo y luego dentro del Palacio de Hielo de Graves - una de las secuencias de persecución más espectaculares de la saga en la que ambos coches utilizan un buen número de gadges, tales como misiles frontales, ametralladoras, ruedas con clavos y ametralladoras que apuntan de forma automática a su objetivo...

En la película, el Aston Martin presenta las siguientes características:

• Dos ametralladoras capaces de detectar sus objetivos tras salir de capó donde se encuentran camufladas. La tecnología utilizada se conoce como CIWS (Close-In Weapons Support), ideal para destruir artillería que se acerca. El principio es el mismo que los modernos sistemas antimisiles.
• Cuatro misiles de corto alcance dirigidos por ordenador y escondidos en el maletero. El mismo habitáculo esconde clavos anticoches y dos ametalladoras.
• La cabina del conductor está reforzada para mantenerla intacta bajo cualquier circunstancia. Toda la carocería está cubierta de un blindaje de titanio.
• Asiento de copiloto eyectable.
• Neumáticos superadherentes provistos de puntas de acero que le permiten circular sobre cualquier terreno.
• Sistema de camuflaje que le hace casi invisible. Se trata de pequeñas cámaras distribuidas por todo el coche que proyectan la imagen que ven sobre una capa de luz situada en el lado opuesto, creando un efecto de invisibiliad cuando la luminosidad lo permite.

En la realidad, el modelo dispone de las siguientes prestaciones técnicas:

 

Longitud

4,665 m.

Anchura 1,923 m.
Altura 1,318 m.

Peso

1.820 Kg.
Depósito

80 litros

Motor 5 935 cm3, V12, 48 válvulas

Cambio de marchas

Manual (6 marchas) sin embrague
Neumáticos

255/40 ZR19 (delanteros)
285/40 ZR19 (traseros)

Velocidad máxima

306 km/h

Aceleración 0-100 Km/h: 5 segundos

Los representantes de Aston Martin y Eon se reunieron en septiembre de 2001 en los Estudios Pinewood para discutir los detalles de producción. Eon solicitó tres modelos de serie (chasis nº172, 173 y 174) para los planos en los que iba a aparecer Pierce Brosnan, aunque no se iban a utilizar para las escenas de acción.

El modelo con número de chasis 172 fue recuperado por Aston Martin al término del rodaje y es éste el que se utilizó en la mayoría de sesiones de fotos. El 10 de mayo de 2003 se vendió a Peter Nelson, el propietario del museo "Cars Of The Stars" (Coches de las estrellas) en Keswick, por la módica suma de 264.800 €. En cuanto a los otros dos modelos, el 174 pasó a ser propiedad de MGM/Eon y nunca ha sido matriculado ni conducido. Finalmente, el 173, que sólo se utilizó para los planos grabados en los Estudios Pinewood, se vendió anónimamente a través de la red de ventas de Aston Martin.

Para las escenas de acción, Aston Martin y el departamento de efectos especiales de Eon, supervisados por Andy Smith y Nick Findlayson, crearon cuatro vehículos con carrocería e interior standard, pero equipados con ruedas del Ford Explorer y motores del V8. Para la seguridad de los especialistas, el interior de la cabina del piloto se reforzó con barras, los asietos de cuero fueron reemplazados y se instalaron volantes más pequeños. De los cuatro vehículos, dos se destruyeron en el transcurso del rodaje y los otros dos pasaron a ser propiedad de Aston Martin que los utiliza con fines promocionales, ya que ninguno de los dos pueden ser vendidos ni matriculados.

Ice Dragster

Cuando Bond llega a Islandia se encuentra con Gustav Graves intentando batir un récord de velocidad sobre hielo con este Dragster. Posteriormente será Bond quien utilizará este curioso vehículo para huir del rayo de Icarus, utilizando el gancho que tiene para quedar colgado de lo alto de un acantilado de hielo y arrancando la tapa que esconde el paracaidas de frenadas de emergencia que posteriormente convierte en un improvisado equipo de surf aéreo.

Ford Thunderbird

Giacinta ‘Jinx’ Johnson llega al Palacio de Hielo de Gustav Graves en este Ford Thunderbird. Al igual que el Ford Fairlane, su aparición en pantalla es muy limitada y sólo puede verse en la escena en la que Jinx emerge del coche de forma seductora con un traje muy sexy.

Jaguar XKR

Por primera vez en una película Bond, el coche de un enemigo de 007 está a la par con el de James Bond. Mientras que el Aston Martin está repleto de gadgets, el Jaguar XKR de Zao, el principal esbirro de Gustav Graves, está repleto de armas: lanzamisiles camuflados en las puertas, cañón escondido en el parachoques, batería de misiles tras el maletero y neumáticos especiales. Además, su matrícula es sueca: OR 203.



Para transformar este deportivo a un modelo de combate, Julian Thomson y Matt Beaven, del departamento Jaguar Advanced Design, trabajaron en estrecha colaboración con los técnicos de efectos especials de Eon. Fabricados para la ocasión en Coventry, la sede central de Jaguar, ocho modelos fueron utilizados para el rodaje, de los que 4 se modificaron especialmente con cuatro ruedas motrices para la secuencia de Islandia. Dos carrocerías vacías fueron igualmente utilizadas para las escenas de explosiones que requerían un vehículo ligero.

Peter Lamont, responsable de los decorados, estuvo también al cargo de los gadgets y vehículos (Departamento de Arte). Para Muere otro día, diseñó, transformó, modificó y armó el Vanquish y el XKR. Además del equipamiento, los detalles como el color fueron muy importantes. La elección del verde intenso no fue al hazar. Más colores fueron probados y comparados con el del Aston Martin. En colaboración con los técnicos de la marca, fue el Jaguar Racing Green el elegido. "Es cuando ves rodar el coche sobre un lago helado en Islandia cuando aprecias plenamente la elección" explica un Peter Lamont entusiasmado.

 

Longitud

4,76 m.

Anchura 1,83 m.
Altura 1,30 m.

Peso

1.640 Kg.
Depósito

75 litros

Motor 3 996 cm3, V8, Compresor, 28 CV

Cambio de marchas

Automático (5 marchas)
Neumáticos

AR 255/45 ZR18

Velocidad máxima

250 km/h

Aceleración 0-100 Km/h: 5'4 segundos

Antonov

El mayor aeroplano de pasajeros del mundo, este Antonov Ruso es la base de operaciones móvil de Gustav Graves y de sus esbirros. Incluyendo un equipamiento completo, la colección de deportivos de Graves, un helicóptero y otros gadgets, Graves está bien preparado para conquistar Corea del Sur.

Bond y ‘Jinx’ coneguirán escabullirse dentro del Antonov e intentaran tomar el control encargándose, respectivamente de Gustav Graves y Miranda Frost.

Switch Blades

Bond y 'Jinx' utilizan estos switchblades para saltar desde el transportador Americano hasta Corea sin ser detectados. Cuando los switchblades alcanzan cierta altura, Bond y Jinx se separan de ellos y abren sus paracaídas hasta llegar al suelo.

¡Comparte este artículo!