Sólo se vive dos veces | Aliados

Los aliados que prestarán su ayuda a 007 en la quinta aventura oficial de James Bond

Tetsuro Tambe | Tigre Tanaka

 El carismático jefe del Servicio Secreto japonés forma una estrecha alianza con 007. Tanaka es una figura legendaria en Japón y raramente hace apariciones públicas. Bond cae literalmente en su cuartel general secreto, situado bajo las calles de Tokyo. Aquí, Tanaka mantiene un lujoso tren privado con una sala de proyecciones, servicio completo de bar y staff. También tiene otro cuartel general situado en un magnífico castillo antiguo, al igual que una escuela ninja donde los mejores agentes son entrenados en el arte de la sorpresa y el camuflaje.

Tetsuro Tamba recibió algunas críticas por ser demasiado joven como para interpretar el papel de jefe del Servicio Secreto japonés. Sin embargo, gracias a la similitud de edades, el Tanaka de Tamba comparte una química excelente con el Bond de Connery. Ambos son grandes profesionales, pero no les importa ser indulgentes cuando se trata de recibir atenciones de bonitas mujeres. En años posteriores, Tetsuro Tamba se convirtió en un significativo líder religioso japonés.

Charles Gray | Henderson

 Henderson, un agente del MI6, es el contacto de Bond en Tokyo. Su breve aparición en Sólo se vive dos veces es una secuencia bien escrita que alterna entre humor sutil e inesperada tragedia. Henderson es un personaje fascinante, al haber vivido en Japón desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Le encanta esa cultura pero rechaza convertirse completamente en nativo. Por ello, su casa es una divertida combinación de muebles orientales y occidentales. Bond reconoce a Henderson por el hecho de tener una pierna de madera, el resultado de una herida de guerra en Singapur. A media entrevista con Bond sobre sus teorías relativas a la crisis espacial rusa y americana, Henderson es apuñalado mortalmente por su asesino.

La actuación de Charles Gray es una verdadera joya que impresionó lo suficiente a los productores como para contratarlo - menos exitosamente - como Blofeld en Diamantes para la eternidad.

Bernard Lee | M

Tras su 'muerte' preparada destinada a despistar a sus enemigos, Bond se encuentra con M para discutir la desaparición de las naves americanas y rusas. M advierte a 007 de que 'la cosa está que arde'. Si Bond no resuelve la crisis, una guerra nuclear es inminente.

Las escenas entre 007 y su superior son muy breves esta vez, dejando al espectador deseando más de la típica charla. Sin embargo, vemos a M en su uniforme naval por primera y última vez en la serie.


http://i.imgur.com/YcPuUdw.jpg

Lois Maxwell | Moneypenny

Moneypenny casi consigue que Bond diga al final 'Te quiero', pero no en el contexto deseado: es la contraseña para encontrarse con Tanaka. Para frustración de Moneypenny, Bond le niega incluso esa concesión. También le lanza un libro llamado Japonés instantáneo para que le ayude en su misión, pero Bond le recuerda que obtuvo excelente en lenguas orientales en Cambridge.

Sin embargo, Moneypenny consigue reír la última: al finalizar la misión, se dirige a la superficie del submarino para recoger a Bond de la balsa en la que se encuentra con Kissy, arruinando el encuentro romántico de la pareja.

Desmond Llewelyn | Q

El curioso maestro de los gadgets llega a Japón de mal humor. Rápidamente se pone manos a la obra presentando a Bond la 'Pequeña Nellie'.

Vestido con unos shorts caqui se ve como si fuera un turista aunque no existe evidencia de que Q esté disfrutando su misión de campo mucho más de lo que lo hizo equipando a Bond en Nassau en Operación Trueno.


https://keyassets.timeincuk.net/inspirewp/live/wp-content/uploads/sites/3/2014/03/Little-Nellie-You-Only-Live-Twice-.jpg

¡Comparte este artículo!