Sólo se vive dos veces | Top Secret

Las curiosidades y los secretos mejor guardados de la quinta aventura oficial de James Bond

En un borrador de guion, Bond se enfrentaba a la Sociedad de Dragones Negros que pretendía invadir Tokio con la ayuda de un gas que inducía al miedo.

Dado que los japoneses no tienen castillos en el litoral de su isla, los productores, tras varios días de incansable búsqueda de exteriores, optaron por alojar a los enemigos de Bond dentro de un volcán. Ken Adam valoró en un millón de dólares su recreación, sin tener ni idea de lo que realmente costaría.

Se quiso descartar a Mie Hama porque no conseguía aprender inglés. Los productores le pidieron a Tetsuro Tamba (Tiger Tanaka) que se la llevara a cenar para comunicárselo y ella amenazó con suicidarse. Tras esto se intercambiaron los papeles porque Kissy tenía menos diálogos.

Connery estaba indignado con el fotógrafo que intentó hacerle una foto en el baño en Japón y Cubby le dijo que contrataría a 14 guardas de seguridad. Cuando a la mañana siguiente bajó del coche, todos los guardas empezaron a fotografiarlo.

Sean Connery estaba en Japón en compañía de su esposa, la actriz australiana Diane Cilento. Diane dobló hasta a cinco nadadoras de Ama, demasiado tímidas para nadar frente a la cámara.

El coronel de las fuerzas aéreas, Hamish Mohaddie, fue quien le dio el nombre a la Pequeña Nellie. En la guerra si te llamabas Wallis o Wallace te apodaban Nellie en recuerdo a Nellie Wallace, la famosa estrella de music hall, algo que el coronel recordaba perfectamente.

En una escena, Bob Simmons debía caer sobre cajas desde más de 30 metros. El público que presenció el salto gritó de horror, pero el color rojo que se veía a través de sus pantalones rasgados no era sangre, sino los calzoncillos.

La formación de los ninjas se filmó parcialmente en los jardines del histórico castillo de Himeji. Se construyó una falsa pared donde clavar estrellas ninja, pero los periódicos publicaron “Expúlsenlos de Japón” pensando que habían causado desperfectos al monumento ý se retiró el permiso a la producción. Para completar la secuencia se usaron los jardines del Hotel New Otami, cuyos exteriores también sirvieron para el rescacielos de Osato.

Los luchadores de sumo no se dejaban filmar simplemente luchando y obedeciendo órdenes del director. Debía organizarse un combate real, por lo que fue debidamente anunciado con motivo del rodaje de una película de James Bond y con acceso gratuito, lo que provocó un lleno total a los diez minutos. Además, al tratarse de campeones exigían ser filmados durante todo el día.

El levantamiento del coche con un helicóptero con imán se hizo en la autopista internacional del monte Fuji.

Las escenas con Bernard Lee se rodaban por la mañana, sabiendo que al actor le gustaba beber y que rodar con él tras el almuerzo era una pérdida de tiempo.

El volcán de Ken Adam medía 60 metros de diámetro, entre 17 y 38 metros de alto según el lago y la cobertura era de 20 metros de diámetro y un total de 700 toneladas de forjados. El volcán se construyó con una falsa perspectiva para evitar obtener la misma composición en cualquier ángulo de cámara, que es lo que suele suceder en escenarios con forma de cúpula. También el agujero del cráter se inclinó ligeramente evitando un espacio totalmente circular.

Para simular la cicatriz de Blofeld se aplicaba pegamento en la cara del actor secado rápidamente con un secador de mano y luego se pellizcaba la piel. El truco funcionaba para un día, pero al rodarse durante dos semanas la cara de Donald Pleasence presentaba algunos moratones.

El lanzamiento de misiles desde la Pequeña Nellie se iba a rodar inicialmente en Brecon Beacons (Gales del Sur), pero la luz y fondo de Málaga (España) se correspondían más con Japón. Al final la secuencia de 7 minutos y medio supuso para el piloto 85 despegues y aterrizajes y 46 horas de vuelo.

Active ImageEl actor checoslovaco Jan Werich (derecha) fue elegido para el papel de Blofeld, pero tras cinco días de rodaje y varias escenas filmadas los productores lo sustituyeron por Donald Pleasence. Algunas fuentes afirman que el motivo fue una baja por enfermedad, pero otras – como el propio Lewis Gilbert – aseguran que su trabajo simplemente no gustó a los productores.

El volcán Kyushu donde se rodó parte de la película trajo complicaciones ya que la mayoría del equipo de producción tenía que ser transportado a pie y empaquetado en caballos.

Debido a la histeria de los fans por la presencia de Sean Connery en Tokyo, el director Lewis Gilbert tuvo que esconder las cámaras para rodar algunas de las secuencias y reducir la atención sobre la producción.

Los productores se toparon con una inesperada crisis en una remota zona de Japón, cuando las chicas locales contratadas para hacer de extras hicieron huelga porque rechazaban llevar los bikinis necesarios para un auncio publicitario. Finalmente, aceptaron ponerse estas "indecentes" vestimentas tras hablarlo con Cubby Broccoli y el publicista Tom Carlisle.

En la secuencia precréditos, el antipático delegado americano de las Naciones Unidas está interpretado por David Bauer, quien más tarde interpretaría el papel del corrupto Morton Slumber en Diamantes para la eternidad.

El actor cómico americano Ed Bishop aparece en Sólo se vive dos veces como técnico rastreador espacial y en Diamantes para la eternidad como Klaus Hergesheimer.

Barbara Broccoli puede decir que ha dormido en la cama de Sean Connery. La productora acompañó a sus padres durante el rodaje en Japón, cuando apenas tenía 7 años, y estando allí se puso enferma. Sean Connery era el único que tenía una cama occidental (el resto eran hamacas) que le habían traído expresamente para él y que cedió a Barbara para que pudiera recuperarse mejor.

En 1991 la revista Star Ficción nº6 analizaría la contribución del magnífico escritor Roald Dahl (autor de Charlie y la fábrica de chocolate y El hombre del sur) como guionista de Sólo se vive dos veces y Chitty Chitty Bang Bang. Podéis leer el artículo haciendo clic aquí.

¡Comparte este artículo!