Sólo se vive dos veces | Vehículos

Los medios de transporte más espectaculares aparecidos en la quinta aventura oficial de James Bond

Toyota 2000 GT

Sólo se vive dos veces es única entre las películas Bond por ser hasta la fecha la única aventura en que James Bond no conduce. En su huida de la oficina de Osato Bond es rescatado por Aki, quien consigue escapar en el deportivo blanco Toyota 2000 GT. Posteriormente, en la película, cuando Bond y Aki están siendo perseguidos por enemigos armados, Aki utiliza el circuito cerrado de televisión para pedir ayuda a Tanaka.

En realidad, Toyota nunca construyó el 2000 GT descapotable. El modelo originariamente elaborado juntamente con Yamaha (la madera del salpicadero es la misma utilizada en sus pianos) tenía un techo, pero tras introducirle los gadgets en el Reino Unido y devolverlo a Japón para empezar el rodaje, los productores se dieron cuenta que Sean Connery casi no cabía en él. Llamaron a los ejecutivos de Toyota, y éstos rediseñaron y produjeron una versión descapotable sólo en dos semanas. 

Al final, dos coches fueron especialmente modificados para la película. Después de que se completara la fotografía principal de la película, los coches se embarcaron hacia los Estudios Pinewood donde John Stears y su equipo instalaron una de las primeras cámaras de video portátiles del mundo en la guantera y un monitor con transmisor en los asientos traseros. La fotografía de estos gadgets se filmó completamente en los estudios. 

Hoy, Toyota tiene uno de los coches en su museo japonés; el otro es propiedad de un coleccionista privado.

Pequeña Nellie

Quizás el segundo de los vehículos más famosos de James Bond (cercano al Aston martin DB5). Se trata de un mini-helicóptero portátil llamado afectuosamente Pequeña Nellie.

En realidad, Nellie es un autodirigible construido y pilotado por el Comandante de Aire Ken Wallis. El diseñador de producción Ken Adams se enteró por primera vez de ello escuchando una entrevista de radio. Simultáneamente, Harry Saltzman vió fotografías en una revista de aviación. Una vez el comandante hubo dado a los productores un vuelo de prueba por encima de los Estudios Pinewood, se decidió incluir la impresionante máquina en el argumento de Sólo se vive dos veces.

En la película, Bond utiliza la Pequeña Nellie (que llega a Japón empaquetada en cuatro maletas) para realizar un vuelo de reconocimiento sobre unos volcanes remotos en busca de las naves americanas y rusas desaparecidas. Mientras está en el aire, Bond es rodeado por cuatro helicópteros de Spectra con ametralladoras. En una espectacular escena de lucha filmada, 007 utiliza todos los gadgets de Nellie para destruir los helicóptero.

El equipo de efectos especiales construyó el famoso autodirigible amarillo e instaló el siguiente armamento:

- Dos ametralladoras frontales
- Dos lanzacohetes
- Dos misiles aire-aire guiados por calor
- Dos lanzallamas traseros
- Lanzahumos
- Minas aereas lanzadas con mini-paracaidas


A finales de 1966, Ken Wallis hizo 85 vuelos (que le mantuvieron en el aire durante 46 horas) para grabar la batalla de la Pequeña Nellie. Todas las secuencias con Sean Connery se grabaron en doble imagen en los Estudios Pinewood. Las secuancias iniciales se grabaron en Japón pero, a causa de las leyes locales que prohibían disparar en el aire, la producción se tuvo que completar en España. Durante el rodaje, el cámara aéreo Johnny Jordan, suspendido bajo un helicóptero, fue atrapado por una corriente que le empujó hasta las alas de otro helicóptero cerca de él, cortándole la parte baja de una de sus piernas.

Tal fue la fama de la Pequeña Nellie que Ken Wallis construyó una réplica exacta que se expone orgullosamente en el Planet Hollywood de Londres.

Helicóptero de Tanaka

 Cuando Bond y Aki son perseguido por un coche lleno de hombres con ametralladoras, Tiger Tanaka utiliza un peculiar helicóptero para rescatarlos. El aparato lleva incorporado un imán gigante que es situado encima del coche de los enemigos, levantándo el coche del suelo y dejándolo caer finalmente al mar.

La secuencia es muy divertida, pero un poco absurda. Seguramente Tanaka no podría utilizar este método habitualmente para liberarse de sus enemigos. Bond y Aki mirán los primeros planos maravillosamente rodados en el monitor de televisión del Toyota 2000 GT, pero nunca se explica quien está filmando.

Pájaro 1

Este es el nombre del cohete de SPECTRA, responsable de capturar las naves Americanas y Soviéticas perdidas. Lanzado desde desde la guarida secreta del volcán de Blofeld, el Pájaro 1 tiene la capacidad de abrir su sección frontal para tragarse literalmente las cápsulas espaciales. Siguiendo la captura de otra nave espacial, el Pájaro 1 vuelve al volcán donde las tripulaciones Americanas y Soviéticas se encuentran secuestradas.

El diseñador de producción Ken Adam construyó un cohete a escala real que era capaz de realizar un lanzamiento limitado. Increíblemente, no recibió una nominación al Oscar por su trabajo.

Submarino M1

La amenaza de una guerra nuclear es suficientemente drástica como para involucrar al propio M en las operaciones de campo. El jefe del MI6 viaja al mar del Japón para esperar la llegada clandestina de Bond a bordo de su submarino personal, el M1. Una vez a bordo, 007 es instruido para la misión en el opulente despacho con paneles de madera de M.

El submarino realiza una reaparición irónica al final de la película cuando emerge justo debajo de la balsa en la que Bond y Kissy están intentando hacer el amor. Esto ofrece a Moneypenny la satisfactoria oportunidad de obedecer las órdenes de M y subir al exterior para ordenar a Bond que informe inmediatamente.

¡Comparte este artículo!