El director complementa sus motivos para no continuar en la franquicia por el momento, y defiende la muerte de M (Judi Dench) en Skyfall 

Sam Mendes dirigió Skyfall, la última película de James Bond. Sin embargo, recientemente se descartó para ponerse al frente de Bond 24 ya que quería concentrarse en sus proyectos teatrales.

Pues bien, ahora Mendes complementa su explicación ya que, según publica Yahoo UK, el director se habría sentido “físicamente enfermo” para continuar en la franquicia.

“¿Deseaba volver a una habitación con un guionista y empezar a trabajar de nuevo con los mismos personajes y escenarios como he estado haciendo en los últimos tres años? Le idea me ponía enfermo”.

Tras preguntarle cómo se las arregla con los fans decepcionados, Mendes responde riendo “Les digo que mi vida no es una democracia. No es discutible”.

El director revela que la película es, en parte, autobiográfica: “Bajo la superfície de la película hay una meditación sobre hacerse mayor y la pérdida, e Inglaterra. Y que es ser Inglés y si significa algo ahora (…) ”Es alguien que desaparece por un tiempo, y regresa a Inglaterra para encontrar que todo ha cambiado, pero todo es basicamente lo mismo. Y eso es basicamente lo que quería explicar”.

Así defiende la muerte de M (Judi Dench) en la película: “Ja! No puedes matarle a él; mátala a ella en su lugar! Pensaba que iba a recibir muchar mierda por eso. Pero sabes que provocas un shock en la gente redescubriendo su relación más cercana con los personajes…”.

Comentar esta noticia