Los cómics de James Bond: la historia y la relación más completa de la red de las tiras diarias de 007 en español

Cuando James Bond, con los rasgos de Sean Connery, deslumbró a los espectadores ingleses en 1962, estos ya tenían una idea muy clara de quien era el agente secreto 007. Bond aparecía con éxito en formato gráfico desde 1958 en las páginas del periódico “Daily Express”. Los intentos en los años 50 de trasladar a Bond al cine fracasaron, pero no había ocurrido lo mismo con otro medio visual: la prensa diaria.

En la prensa anglosajona es tradicional la inclusión de las llamadas “comic-strips” -“tiras cómicas”- también llamadas por su periodicidad “daily strips” -“tiras diarias”-. El adjetivo “cómicas” proviene de que inicialmente eran, sí, cómicas; pero aunque se amplió su temática han mantenido el nombre, e incluso ahora llamamos “comics” a los tebeos o historietas.

El propietario del diario, Lord Beaverbrook, venció la reluctancia de Fleming sobre la calidad del medio. Fleming, incluso, comisionó a un artista para que dibujara a Bond como él creía que debía ser. Sin embargo, el dibujante John McLusky lo consideró demasiado “anticuado” y “de antes de la guerra”, dándole una apariencia más robusta y masculina.

La adaptación gráfica, al contrario que en el cine, salvo alguna excepción siguió el orden de publicación de las novelas. Incluso se adaptaron los relatos cortos. Aunque, como en el cine, tampoco faltó algún conflicto. En 1962 la publicación de “Thunderball” fue bruscamente abortada debido a que el propietario del “Daily Express” se enfadó con Fleming: Ian había vendido “The Living Daylights” a un diario de la competencia. Ambos arreglaron sus diferencias en 1964 y Bond volvió a las páginas del “Daily Express”.

En 1966, la imagen gráfica de 007 cambió mejorando al hacerse cargo del trabajo el dibujante australiano, nacido en Rusia, Yaroslav Horak.

Tras agotar la obra de Fleming, el guionista Jim Lawrence continuó creando nuevas historias.

En 1977 el Daily Express dejó de publicar la serie, pero Lawrence y Horak continuaron su trabajo para otros diarios.

Durante los 80 se produjo un baile de dibujantes que no fue bueno para la serie, la cual termino en 1984.

James Bond vivió diariamente aventuras en la prensa durante 26 años a lo largo de 6.641 tiras.

Desde 2004 están siendo reeditadas por Titan Books en libros de gran calidad con artículos originales y presentaciones de Roger Moore, George Lazenby y otras personas significativas del universo Bond. Pueden conseguirse a través de www.amazon.com, www.amazon.co.uk o bien directamente a través de Titan Books http://www.titanbooks.com/categories/us/universe-44-James_Bond/.

Estas tiras diarias han sido editadas en español con diversa fortuna.

La primera versión apareció en España como consecuencia del éxito de la película “Goldfinger”, en 1965. Ese año la barcelonesa Editorial Ferma publicó la revista “Agente 007 James Bond”. Cada ejemplar, al precio de ocho pesetas, incluía seis páginas de James Bond más otra aventura completa independiente de 007 que daba título a cada número. El tamaño era de medio folio. El blanco y negro se transformó en tricomía (blanco, negro y rojo), y las tiras fueron fragmentadas para adaptarse al formato vertical de la revista. Eso supuso que para encajar muchas viñetas fueran modificadas, ampliadas o reducidas. También se censuró la exhibición de piel femenina extendiendo las ropas originales. Los textos fueron abreviados, no por censura, sino porque al estar escritos a máquina el tamaño de la letra resultaba superior a la original. La colección alcanzó 34 números e incluyó las historias “Dr. No”, “Vive y deja vivir” (sic), “Casino Royale”, y el inicio de “Goldfinger”.

En la década siguiente, en 1973, Editorial Buru Lan, en el número 2 de la revista “Zeppelin”, incluyó la historia completa “El río de la muerte” (“River of Death”). Se mantuvo correctamente la estructura de las tiras y el amplio tamaño de la revista, así como el buen papel, permitió mantener calidad en las imágenes. En otros números de la revista se revisó la figura de James Bond en el comic.

Entre 1973 y 1974, Editorial Buru Lan lanzó el coleccionable titulado simplemente “James Bond”, previsto para encuadernar en 4 tomos. Se usó la obra de Lawrence y Horak, pero desordenada y mezclando adaptaciones de Fleming con historias originales. De nuevo las tiras fueron fragmentadas para adaptarse al formato vertical (aunque sin mayor modificación), de tal forma que en cada página tamaño folio se encajan dos tiras. El resultado es que cada viñeta tiene un tamaño grande, superior al original. Además presentó la novedad de colorear las viñetas. La calidad del papel, satinado, ha resultado ser la mejor hasta la fecha. Aparte de la versión en fascículos se editaron aventuras completas individualmente. Los treinta primeros fascículos (los dos primeros tomos) incluyeron “A través del muro” (“The Living Daylights”), “Un extraño ejemplar” (“The Hildebrand Rarity”), “Sombras de oro” (“The Golden Ghost”), “Juego Peligroso” (“Double Jeopardy”), “El río de la muerte” (“River of Death”), “La estrella de fuego” (“Starfire”), “El octópodo asesino” (“Octopussy”), “Rostro de acero” (“Fear Face”), y “Tratamiento de Shock” (“The Harpies”). Estaban previstas “Amor entre espías”, “El hombre del revólver de oro” (“The Man With The Golden Gun”) y “Coronel Sun” (“Colonel Sun”), pero no puedo confirmar que llegaran a editarse.

Bien avanzada otra década, en 1988, Planeta de Agostini intentó editar las tiras diarias a precio asequible, 100 pesetas, respetando su formato original, y lanzó “James Bond” en cuadernillos coleccionables. La loable experiencia duró siete escasos números. En esta ocasión se comenzó con las historias de Lawrence y Horak: cronológicamente desde “El hombre de la pistola de oro” hasta “El espía que me amó”. Además incluía pequeños artículos sobre Bond. Lástima que el formato fuera demasiado pequeño y el papel de pulpa. En todo caso tuvieron la deferencia de concluir la última historia.

Ya entrados en el siglo XXI, de nuevo Planeta de Agostini, entre 2006 y 2007, en su colección “Grandes del Cómic” ha publicado ocho tomos que recopilan todas las historias desde “Casino Royale” hasta “Coronel Sun”. El formato es apaisado, presentando tres tiras por página con una calidad de papel que quizá no sea la mejor, ya que a veces las imágenes no aparecen nítidas. Sin embargo, a pesar de sus defectos supone la versión más amplia de las tiras diarias publicada en español hasta la fecha. Pueden conseguirse aquí: http://www.planetacomic.net/comics_listado.asp?cat=7895.

Y bueno, hemos dejado para el final las versiones de la argentina Editorial Columba. Fue la más importante editora de historietas en Sudamérica desde los años 20 hasta su cierre en 2001. Durante los años 70 y 80 incluyó en sus revistas “D’Artagnan” y “El Tony”, adaptaciones de las tiras diarias, así como versiones propias de las películas de la saga.

En lo que respecta a las tiras diarias, la edición fue… peculiar. Se comenzó con las más recientes historias de Lawrence y Horak, dejando las basadas en Fleming para más adelante. La desnudez femenina fue censurada, y la calidad del papel y la impresión era baja, aunque eso fue lo de menos. La norma era incluir episodios completos en la revista, de diez y pico páginas. Esa extensión sólo cubre una fracción de una aventura media de 007. Así que las historias fueron desmembradas, se fracturaron las tiras y se remontaron para formar dos, tres, cuatro aventuras nuevas con sus propios comienzos y finales. En unos casos, el episodio queda alterado sólo ligeramente, pero en otros gracias a nuevos textos y “bocadillos” se crea un argumento completamente original e irreconocible. Para estos últimos lo habitual era introducir a Spectra como villana de la historia.

El lector avisado encontrará curiosas variaciones: Bond asalta Piz Gloria después de la muerte de Tracy, Gala Brand (“Moonraker”) pasa de secretaria a novia de Hugo Drax y Viviane Mitchell (“The Spy Who Loved Me”) es convertida en agente. El episodio “Morir en Berlín” (“The Living Daylights”) anticipa la película, al introducir un romance entre Bond y la francotiradora.

El único caso en que se respetó la integridad del original fue en “El motociclista” (“A View to a Kill”).

Relación completa de historias originalmente publicadas en la prensa y relación incompleta publicadas por la Editorial Columba | Descargar (.xls 34,9 KB)

(La relación de cómics de Editorial Columba se ampliará cuando se disponga de más información)