Dos Oscars y un homenaje descafeinado

La pasada madrugada tuvo lugar la 85ª ceremonia de los Oscars, en la que no hubo un claro vencedor, y en la que James Bond consiguió dos galardones, doblando los conseguidos en los últimos 50 años en una sola noche.

El evento empezó puntualmente a las 02:30h (hora española), aunque los fans de 007 tuvieron que esperar hasta las 03:22h para poder ver el esperado reconocimiento a Bond.

Se trataba de Halle Berry, que interpretó a Jinx en Muere otro día, enfundada en un espectacular vestido de Versace. Una hora antes, en la alfombra roja, la actriz habría confesado que el vestido lo había pedido a Donatella para ir de “Chica Bond”. Su cometido fue presentar un montaje de video poco afortunado dedicado a la saga de 007.

Sin embargo, tres minutos más tarde, el posible mal sabor de boca del video queda ofuscado por la omnipresencia de Shirley Bassey ante quien nos arrodillamos. A sus 76 años interpreta Goldfinger, y provoca la merecidísima primera ovación de la noche con parte de los asistentes de pie. A la espera de conseguir un video de mejor calidad, os dejamos con este que no le hace justicia:

La segunda parte del homenaje a Bond lo protagoniza Adele a las 04:34h quien, presentada por Jennifer Lawrence, interpreta por primera vez en directo el tema Skyfall, con la dificultad añadida de hacerlo con un vestido cuyo peso es de 15 kg., tal y como la propia cantante había explicado en la alfombra roja.

La actuación es correcta, aunque no llega tanto como el Goldfinger de Bassey, posiblemente provocada en parte por la reducción de volumen de su micrófono en los momentos más álgidos.

A las 04:16h llega el primer Oscar para Bond. Mark Wahlberg anuncia que por tercera vez en la historia hay un empate en la categoría Mejor Montaje de Sonido: Skyfall y La noche más oscura empatan.

Y a las 05:15h llega el segundo Oscar de 007. Se lo lleva una muy emocionada Adele, que a duras penas se lo puede dedicar a su madre, en la categoría de Mejor Canción Original por Skyfall: “Muchísimas gracias. ¡Esto es increible!. Me gustaría dar las gracias a Barbara Broccoli y Michael Wilson de EON Productions, Sony Pictures, MGM… Paul Epworth por creer en mi en todo momento. Y mi hombre! Te quiero bebé”. Epworth tomó el turno y dijo “¡No puedo creerme que esté aquí para recibir esto!”.

Sorprendente que Roger Deakins no se haya llevado el Oscar a la Mejor Fotografía, en favor de La vida de Pi, llena de imágenes hechas por ordenador.

Comentar esta noticia