Historia de como se creó la baraja para la película Vive y deja morir

El “Libro para el Tarot James Bond 007” fue editado en 1973 por Heraclio Fournier y se vendía conjuntamente con la misma baraja de tarot que se ve en la película Vive y deja morir. El prólogo del libro, con la historia de como se creó la baraja para la película, es la única parte relacionada con Bond:

PRÓLOGO

El libro de Tarot JAMES BOND 007, está preparado para su utilización con la baraja de tarot detinada a la adivinación, que consta de setenta y ocho naipes, de Fergus Hall. A comienzos de 1973 se habían ultimado los planes en Londres, entre Harry Saltzman y Albert R. Broccoli, para la producción de una nueva película de James Bond basada en la novela de Ian Fleming Live and Let Die, Roger Moore, popular estrella de la serie televisiva El Santo, fue contratado para interpretar el principal papel de James Bond. Este octavo film de la serie Bond, de extraordinario éxito, fue estrenado en Londres en junio de 1973 y actualmente se está proyectando en más de cuarenta países ante millones de entusiastas admiradores de James Bond.

El guión de Vive y deja morir cuenta con un argumento de dos horas de completa intriga internacional, con sensacionales persecuciones en lanchas rápidas, sacrificios vudúes (de las Antillas) y obstáculos, al parecer insuperables, incluyendo a una belleza telepática llamada Solitaire, estrella femenina del film, que baraja, echa y lee las cartas de adivinación del antiguo tarot. Solitaire está atormentada entre la atracción que experimenta hacia Bond y el temor que siente por mister Big, cerebro dominante de una banda internacional con sede en Harlem, que trata de dominarla. En una de las escenas, Solitaire se siente románticamente atraída hacia Bond y mientras ambos leen las misteriosas cartas del tarot, aparece una y otra vez una carta favorable, los Enamorados. ¿Ha preparado Bond la baraja a su favor o es en realidad el sino?

En el verano de 1972 comenzó la búsqueda de un artista para que realizara un nuevo tarot que debía ser empleado en el film de Bond. En otoño, la selección se limitaba un joven pintor escocés recomendado pro la Portal Gallery Limited londinense. Los cuadros de Fergus Hall son singulares fantasías quiméricas en un estilo similar, pero que no corresponde exactamente, al movimiento surrealista.

Fergus Hall pinta con un estilo único y preciso, auténticamente personal. Las figuras humanas de sus cuadros suelen tener largos cabellos, negros y retorcidos. Los hombres llevan espesas barbas y un bigote delgado, largo y flotante, atado a ambos extremos con un lacito. Hombres y mujeres tienen hombros y brazos exagerados, sus piernas suelen ser cortas y están cubiertas con botas delgadas de vivos colores. En muchos cuadros de Fergus Hall aparece un gato listado de ojos penetrantes, mariposas de vívidos colores y pájaros negros apoyados, estáticos en nudosos troncos de árboles.
Fergus Hall nació en Paisley, Escocia, en 1947. Creció en un ambiente teatral -su padre era artista escénico- y sus cuadros están realizados en ricos y vivos colores, reminiscencia de los artesanos tradicionales que decoraban las primeras caravanas.

Además de ser un músico sagaz que toca la guitarra y la mandolina, Fergus Hall también escribe música y poesía. Le encanta situar en algún punto disimulado de sus lienzos unas líneas de sus escritos poéticos. Por ejemplo, en el naipe del tarot número VIII, el Ermitaño, representa a un hombre de edad avanzada sentado sobre una roca. El hombre tiene en sus rodillas un librito con palabras escritas por Hall, pero ilegibles a simple vista. En la página izquierda del libro se lee:

“Nunca trates de tatuar a una mariposa.
sus líneas son en exceso finas y difíciles de encontrar.”

Y en la siguiente página:

“Jamás intentes confeccionar un pastel de cumpleaños de ángeles.
Cuando lo hayan cortado, habrán desaparecido cantando sus canciones.”

Mister Hall dedicó más de seis meses a pintar la incomparable baraja del tarot que lleva su nombre. Concluyó primero los veintidós naipes más difíciles, que constituyen el alegórico Arcano Mayor, siguiendo con los de carácter cortesano, Rey, Reina, Caballo y Sota de cada uno de los cuatro palos: oros, copas, espadas y bastos, predecesores de los actuales diamantes, corazones, picas y tréboles respectivamente. Los cuatro ases de cada palo los concluyó en febrero de 1973 y las restantes treinta y seis cartas, numeradas del 2 al 10 de cada palo, se reprodujeron mediante procesos mecánicos de duplicación. Así, pues, hay cuarenta y dos pinturas originales de naipes del tarot realizadas por Fergus Hall, cada una de ellas sobre lienzos y en vivos colores al óleo, extendidos y encolados sobre tableros individuales de unos 470 grs. de peso y midiendo 32 cms. de alto por 20 cms. de ancho y por 13 mm. de espesor.

A comienzos de 1973 la U.S. Games Systems, Inc principal editor de tarots, se aseguró la exclusiva de derechos mundiales de la baraja realizada por Fergus Hall, con el acuerdo de producir el tarot JAMES BOND 007 para su distribución mundial en lenguas inglesa, francesa, alemana, española, italiana, portuguesa, japonesa, etcétera.

El 13 de febrero de 1973 Fergus Hall se reunió en las oficinas de la Eon Productions Ltd. de Londres conmigo, con Marilyn, mi esposa, y con Edwin Nigg de A.G. Muller y Cie. Mister Hall describió con considerable detalle todas las pinturas y el autor le agradece su cortesía y paciencia al expresarle muchos de los sentimientos que trató de representar mientras creaba cada simbólico naipe de tarot.

Quizá la mejor demostración de la modesta naturaleza de Fergus Hall quedó reflejada con la siguiente anécdota. Durante la reunión en la Eon Productions llamaron la puerta y entró Mr. Saltzman. Se decidió que Mr. Nigg volviera a Suiza en avión llevándose consigo las valiosas pinturas originales como equipaje de mano, en la cabina de pasajeros. Mr. Saltzman ordenó a un miembro de su equipo que gestionase una póliza especial de bellas artes asegurando las pinturas por la suma de un cuarto de millón de dólares. Después de que hubo salido de la habitación, Mr. Hall reveló: “No he querido contrariar a Mr. Saltzman, pero la semana pasada, cuando le expedí las pinturas desde Escocia, las aseguré por la mínima tarifa de nueve dólares.”. El auténtico valor de los lienzos no preocupaba al artista.

Toda la habilidad artística de Fergus Hall se revela en estos singulares y mágicos naipes del tarot con su simbólico mensaje fielmente interpretado en la tradicional imaginería del tarot.

El juego del tarot JAMES BOND 007 comprende: (1) una baraja completa de 78 naipes por Fergus Hall, impresa a todo color, (2) un libro del tarot JAMES BOND 007, de Stuart R. Kaplan, (3) un desplegable para llevar a cabo la lectura según el auténtico sistema de pasado, presente y futuro.

El 16 de julio de 1973 se firmó con Heraclio Fournier, S.A. de Vitoria la exclusiva para la fabricación y traducción de este juego así como para su distribución y venta en España.

El autor confía que la nueva baraja de tarot de Fergus Hall llegue a ser una de las más importantes de su género publicadas desde el origen del tarot, hace siglos.

Stuart R. Kaplan
Nueva York, N.Y.
1973