Nuevo triunfo del club

Crónica de Alberto López (claalc).

El pasado fin de semana celebramos las XIV Jornadas Bondianas en Santander. En esta ocasión, catorce socios acudieron a la nueva cita santanderina, como puedes ver en nuestra clásica foto de grupo.

De izquierda a derecha, en la fila superior, Rafael “Rapsodia154”, Montse “Monsipeny”, Alberto “AlbertoBond”, José María “JM_Vanjav”, Rocío, Carlos y Javier “Aficionadillo”. En la fila inferior, Iker “Keriwars”, Eduardo “Ebardo”, Juan Carlos “Juanky”, un servidor, Alberto “Claalc”, David “007David”, Pablo “Pablo_Ortega” y José Luis “Caltiki”.

Imagen

Esta vez el evento fue doble porque constó de dos jornadas bondianas: la primera consistió en una visita al Gran Casino Sardinero, localización descartada de “Casino Royale” (2006), y la segunda transcurrió, como siempre, en el local de la Colonia Los Pinares.

Imagen

El sábado 16 comenzaron las jornadas con regalos de bienvenida y la siempre sorprendente exposición de Ebardo, algo que podrás ver en nuestra próxima revista, la de enero, siempre y cuando, claro, seas socio. Puedes apuntarte al club pulsando aquí.

La primera actividad del evento en sí fue la charla. Bajo el título Los Secretos de 007, hablé sobre todo tipo de curiosidades relacionadas con el making of de la franquicia.

Imagen

Antes y después de la comida, tuvieron lugar los concursos: el V Concurso Cómico y el XXVIII Gran Concurso de James Bond. En el primer caso, hubo doblajes pintorescos, una imitación bondiana del juego de mesa “Dobble” ¡e incluso temas instrumentales silbados! Todo estaba diseñado para fomentar el humor y así fue. En el segundo, lo mismo se preguntaba por product placement que por gadgets. La originalidad volvió a ser el punto fuerte de la propuesta, con pruebas siempre inéditas.

Por supuesto, los premios estuvieron a la altura de lo esperado, con más de un centenar para elegir en función del puesto en que cada uno quedase en la clasificación.

Imagen

Las jornadas llegaron a su fin con una partida de póker texas hold’em y la habitual cena en el restaurante italiano Vittorio.

Imagen

(Más información y fotos en nuestra próxima revista)

Comentar esta noticia