La decimotercera película de la serie, Octopussy (1983), llegó a las pantallas el 6 de junio en el Reino Unido y el 10 en EEUU. Por aquellas fechas, se tenía previsto el lanzamiento de un videojuego basado en la misma. Sin embargo, se acabó cancelando. Años después, apareció una versión muy distinta. Dado que es algo poco conocido por el público y los fans, merecía aparecer en nuestra web. 

HISTORIA 

Parker Brothers, en conjunto con Capcom, tenía previsto sacar un nuevo videojuego de Bond en verano de 1983. Así lo anunció en su catálogo y en varias publicaciones más, como, por ejemplo, en varios cómics de DC. Resulta curioso que esta página contenía citas de revistas y medios falsos. Se indicaba que iba a estar basado en la película de aquel mismo año, “Octopussy” (1983), ya que mostraba a 007 enfrentándose a varios enemigos sobre el techo de un tren. De esta forma, estaba destinado a convertirse en el primer videojuego que referenciaba directamente al filme del momento. Sin embargo, se acabó cancelando, de modo que ese honor se lo acabaría llevando el juego de “Panorama para Matar” en 1985.

El anuncio incluía citas inventadas

“Octopussy” fue diseñado para Atari, Sears Super Video Arcade, Sears Video Arcade, Intellivision, Intellivision II y Tandyvision. Se podría definir como el típico juego de plataformas, ya que el usuario debía manejar a Bond desplazándose horizontalmente sobre el techo de un tren. Tenía que saltar de un vagón a otro al mismo tiempo que trataba de conseguir huevos de Fabergé y disparaba contra sus oponentes. Unos le lanzaban cuchillos, mientras que otros le pegaban tiros, tal y como sucede en el filme. La mayor diferencia estaba en que era posible la participación de dos jugadores.

La cancelación de este videojuego fue toda una sorpresa. Parker Bros no sólo había gastado miles de dólares en la inserción de publicidad en cómics y revistas sino que, además, había llegado a mostrar un prototipo en la CES de Chicago –la famosa convención de electrónica- y en la Electronic Fun Expo de Nueva York a principios de 1983. En su lugar, acabó lanzando “James Bond 007” (1983), que tenía relación con 4 películas: “Diamantes para la Eternidad” (1971), “La Espía que me Amó” (1977), “Moonraker” (1979) y “Sólo para sus Ojos” (1981). Así pues, fue este el primer videojuego del agente secreto de la historia.

Existen varias teorías acerca del por qué de esta cancelación. Una de ellas apunta a que Parker fue incapaz de terminar el producto para el verano de 1983, fecha en que llegó la película a las pantallas. Otra teoría indica que los vendedores probaron “Octopussy” y “James Bond 007”, y seleccionaron este último como el mejor de los dos. Y es que a principios de los 80 era una práctica muy común que los comerciantes tomaran la decisión de qué videojuegos se debían sacar al mercado.

EL JUEGO NO OFICIAL

Más curioso aún resulta la existencia de una versión sin licencia de EON Productions. Corría el año 1992. La programación corrió a cargo de Milan Blazicek, mientras que los gráficos fueron obra de Mark Forray, ambos de la compañía eslovaca Bytepack. La empresa Ultrasoft, con sede en Bratislava, se encargó de publicarle, aunque sólo en Eslovaquia, incluyendo carátulas en su caja de cassette y manual de instrucciones. Tuvo que pasar algún tiempo antes de que se hiciera una versión en inglés.


Resulta increíble que este título saliera al mercado aún estando sin terminar

Lo más llamativo de todo es que estaba incompleto y que fue diseñado única y exclusivamente para ZX Spectrum, en una época en la que empezaba a estar en desuso, dado el apogeo de las consolas de 16 bits. La mecánica del juego le englobaba en el género de la aventura gráfica, ya que el usuario debía encontrar objetos y resolver puzzles para avanzar. Seguía la trama del filme, aunque con algunos cambios para acomodarlo a este sistema. Se debía mover a Roger Moore, vestido de smoking blanco, por los diferentes escenarios y se tenía que pulsar el botón de disparo para desplegar un menú con la lista de objetos. En otras palabras, era el clásico inventario en el que se debía indicar qué acción ejecutar con cada artículo, como cogerle, intentar usarle o lanzarlo.

En el primer puzzle, el jugador podía encontrar una flauta y una moneda en las calles de una ciudad hindú. Si se ponía a tocar la flauta cerca de la cobra que aparecía, ésta le mataba, pero si daba la moneda a Vijay, recibía una llave con la que podía continuar la historia.

En concreto, le permitía abrir la puerta cerrada de una habitación de hotel donde tenía que robar un huevo de Fabergé para luego poder jugar al backgammon con Kamal Khan. El jugador ganaba con la tirada de dados y obtenía una gran cantidad de fichas. Una vez canjeadas en metálico, podía pagar al taxista para pasar a la siguiente localización. Era ahí donde terminaba el juego.

A pesar de la limitada potencia gráfica del Spectrum en comparación con el Commodore 64, “Octopussy” empezaba con una intro muy bien animada en la que M encargaba a 007 la misión de encontrar al asesino de 009. El detalle con que estaba dibujado el personaje y la animación superaba al de los juegos oficiales de Domark para esa misma plataforma. Donde salía perdiendo era en el apartado sonoro, ya que carecía de música y sólo hacía uso de un par de efectos de sonido.

CONCLUSIONES

“Octopussy”, de Parker Bros, carecía de la calidad necesaria, a simple vista, para destacar en el mercado, por mucho que contara con la licencia de 007. Así pues, resulta preferible que se acabara cancelando.

En cuanto al “Octopussy” de Bytepack, es una curiosidad más que un videojuego en sí. En primer lugar, porque no era oficial; y en segundo, porque obviaba dos terceras partes de la trama vista en la película. Únicamente se le puede reconocer un buen nivel gráfico, aunque sólo si se le compara con otros productos de “Spectrum”.

Ojalá en el futuro aparezcan títulos basados en películas concretas. “Octopussy” (1983) es una digna candidata por su elevada dosis de acción y por la originalidad de sus situaciones. Ahora bien, esperemos que se tome la decisión única y exclusivamente si la calidad general del producto fuera a ser notable, a la altura de la serie. Nada de repetir fiascos como “GoldenEye: Agente Corrupto” (2004) o el reciente “007 Legends” (2012).

“007 Legends” supuso una gran decepción tanto para los fans como para los jugadores en general