Las campañas de marketing, el merchandising y los resultados de taquilla de la novena aventura oficial de James Bond


El hombre de la pistola de oro cuenta con una de las campañas de marketing más anémicas de la serie. Incluso el póster parece una versión reutilizada del de Vive y deja morir, aunque un póster inédito en el que se muestra a Scaramanga y a antiguos enemigos se considera en la actualidad una valiosa pieza de coleccionista. Un teaser póster mostrando la pistola de oro desmontada fue  mucho más impactante que la propia campaña principal.

Como es habitual, se hicieron numerosos productos relacionados. En Inglaterra estos productos incluían artículos de tocador Fabergé (con los que Roger Moore estaba relacionado en esa época), alfombras Dupont, cámaras Nikon y encendedores Colibri – la empresa ayudó en el diseño de la pistola de oro. En los Estados Unidos, la American Motor Company promocionó la participación de sus coches en la película.

En el frente del merchandising, hubo pocos productos que salieran a la luz. Aparte del tradicional libro de bolsillo y álbum con la banda sonora, los fans británicos pudieron adquirir una revista con póster como recuerdo, y Lone Star Toys relanzaron la pistola genérica de 007 (ahora en oro) con una nota indicando que el producto se inspiraba en la nueva película. En años recientes, se creó una réplica bañada en oro de la pistola de Scaramanga (completada con una bala con el ‘007’ inscrito) y empaquetada para coleccionistas serios por 700 dólares.

Active Image

En España la popularidad de Roger Moore hizo que aparecieran en prensa noticias relacionadas con el rodaje.

Por supuesto, sin descuidar a las protagonistas femeninas.

  

En España, la promoción en prensa fue bastante sosa, limitándose a la reproducción del poster.

  

Mientras que los beneficios internacionales para El hombre de la pistola de oro (98 millones de dólares) podrían haberse considerado enormes para la mayoría de los casos, reflejaban una caída estrepitosa si los comparamos con películas Bond anteriores. En Estados Unidos la película ganó la decepcionante cifra de 21 millones de dólares – una caída del 40% respecto a Vive y deja morir. Ni los críticos ni los fans estaban impresionados o entusiasmados con la película, y esas reacciones – combinadas con la inminente ruptura entre Broccoli y Saltzman – dejaron a muchos preguntándose si el agente 007 había encontrado su más letal enemigo: la apatía de la audiencia.

Estas son algunas críticas de la prensa de la época.

El Comercio (Gijón), 2 de enero de 1975:

Voluntad (Gijón), 3 de enero de 1975:

El diario vasco (San Sebastián), 11 de febrero de 1975:

La voz de España (San Sebastián), 9 de febrero de 1975:

La Vanguardia Española, 27 de diciembre de 1974:

Mundo Deportivo (Barcelona), 1 de enero de 1975:

Diario español (Tarragona), 20 de marzo de 1975:

Diario de Lérida, 10 de abril de 1975:

ABC Madrid, 29 de diciembre de 1974:

Hoja del lunes de Madrid, 30 de diciembre de 1974:

ABC Sevilla, 21 de diciembre de 1974:

Revista de cine Dirigido por, Nº19, enero de 1975:

Diario 16, Nº165, 13 de enero de 1975:

Por Favor, Nº28, 13 de enero de 1975:

Revista festiva semanal Flores y abejas, Nº3042, 14 de enero de 1975:

La estafeta literaria, nº556, 15 de enero de 1975.

Esta película se proyecto por primera vez en una televisión española a través del canal privado Tele5 el 8 de enero de 1992. Los críticos televisivos discrepan entre los que la consideran rutinaria o muy divertida, pero siempre se destaca la presencia de Christopher Lee como villano de lujo.