Las campañas de marketing, el merchandising y los resultados de taquilla de la décimo tercera aventura oficial de James Bond

El anuncio del rodaje de Octopussy comenzó con la negativa de Roger Moore a ser de nuevo James Bond. James Brolin fue contratado pero finalmente el temor a la competencia del regreso de Connery en Nunca digas nunca jamás, impulsó a los productores a recuperar a Moore, aunque este dijo a los periodistas que sería su último Bond. Como era habitual, sus compañeras en la película recibieron la atención de la prensa.

 

 

 

 

Los estrenos mundiales son eventos promocionales muy importantes, y Octopussy se presentó en el festival de Cannes (fuera de concurso) y tuvo su tradicional estreno benéfico en el cine Odeon con la familia real británica.

¿Quieres saber más sobre actos solidarios relacionados con James Bond? En el número Extra 004 de nuestra revista publicamos un artículo sobre ello.

 Octopussy marcó el aniversario de las películas Bond de forma notable y se celebró con un especial de televisión de una hora internacional titulado James Bond: The First 21 Years (James Bond: Los primeros 21 años). Incluía muchas contribuciones divertidas de conocidas celebridades tales como el Presidente Reagan o Frank Sinatra. Algo más denso, pero muy informativo, fue el especial de una hora Bonds are forever (Los Bonds son para la eternidad), en el que aparecían entrevistas en profundidad del reparto y el equipo de Octopussy al igual que de seguidores de la serie. En España el primero se emitió por la primera cadena de Televisión Española el 14 de agosto de 1983.

La campaña de publicidad hizo un uso inteligente del tema principal de La espía que me amó ‘Nobody does it better’ (Nadie lo hace mejor), creando un póster impactante de Octopussy con ocho brazos rodeando a 007. El lema del póster decía ‘Nobody does it better’. El teaser póster (izquierda) presentaba trece James Bonds para indicar el número de películas oficiales hechas hasta la fecha.

Cubby Broccoli se aseguró de que la película tuviera una campaña de publicidad de primera clase. Esta vez, la mayor competencia de Bond era…. James Bond. El 007 original, Sean Connery, volvía con Nunca digas nunca jamás, remake de Operación Trueno, y la prensa se hizo eco sobre quién ganaría la ‘Batalla de los Bonds’. Roger Moore y Sean Connery, amigos en la vida real, quitaron importancia a la competición, pero el plan aparentemente suicida de estrenar ambas películas a la vez se vino abajo debido a problemas de producción que retrasaron el estreno de Nunca digas nunca jamás durante meses.

En España, la promoción empezó desde el primer día de rodaje, utilizando una foto de Moore de Solo para sus ojos y el lema “007 empezó a disparar, al pie del muro de Berlín”, traducción aproximada del inglés “007 has started shooting at Checkpoint Charlie”. En ese idioma hay un juego de palabras, ya que “shooting” siginifica tanto “disparar” como “filmar” o “fotografiar”. Por otra parte, “Checkpoint Charlie” era un punto fronterizo entre las dos Alemanias, donde se intercambiaban espías durante la Guerra Fría. En España se consideró que era más comprensible “muro de Berlín”.

     

La mayoría de merchandising para Octopussy se centró en el Reino Unido. Entre los objetos imprescindibles para fans se encuentran un anuario de tapa dura, un reloj Zeon que interpreta el tema de James Bond, un yo-yo sierra de juguete, llaveros y un pack de regalo Corgi Junior consistente en un Acro Star Mini Jet y un tráiler para caballos.

En cuanto a promociones, las patatas inglesas Smith produjeron quince millones de bolsas con mensajes promocionales de la película, incluyendo un concurso. Nabisco Shredded Wheat creó una serie de pegatinas para coleccionistas y los fans de América e Inglaterra podían comprar folletos de recuerdo en los cines. Starlog también editó una revista completa dedicada a Octopussy. Los niños de las escuelas japonesas podían llevar sus lápices y bolígrafos en el estuche de Octopussy.

La marca de plumas estilográficas Mont Blanc fue una de los patrocinadoras, y publicó anuncios resaltando que Bond utiliza una de sus plumas de oro modificada por Q.

La promoción de la película en la prensa española se limitó al poster original. En Madrid y Barcelona, al estreno asistieron algunas de las chicas-Bond.

 

 

 

En España, los productores acompañaron la película de material promocional para los exhibidores que incluía datos técnicos, sinopsis, guion radiofónico, frases de publicidad, clisés para prensa, curiosidades y las siete reglas básicas de una película de James Bond. También se sorteó un viaje a la India (abajo) con los gastos pagados entre quienes indicaran cronológicamente cuáles eran las trece películas oficiales de James Bond.

A pesar de que la ‘Batalla de los Bonds’ no llegó a materializarse debido al retraso de Nunca digas nunca jamás, aún había un considerable interés para ver qué película conseguiría más ganancias. Octopussy fue la clara vencedora, consiguiendo un beneficio de 184 millones de dólares en todo el mundo. Aunque los beneficios eran algo menores que los de Sólo para sus ojos, la película despertó de nuevo el interés en la serie en los Estados Unidos, donde se superó los beneficios de Sólo para sus ojos en 68 millones de dólares.

Nunca digas nunca jamás también fue un éxito importante, consiguiendo en su estreno el mayor beneficio de fin de semana de otoño de la historia de Estados Unidos. Sin embargo, Octopussy se había estrenado en verano, una época mucho más competitiva para el estreno de una película.

 

Estas son algunas críticas de la época:

El Comercio (Gijón), 18 de septiembre de 1983.

El Diario Vasco (San Sebastián), 9 de octubre de 1983.

Diario de Gerona, 22 de septiembre de 1983.

ABC Madrid, 12 de septiembre de 1983.

Mediterráneo (Castellón de la Plana), 25 de septiembre de 1983.

Revista humorística El Jueves Nº0331, 27 de septiembre de 1983.

 

Fuera de circuito comercial, la película se proyectó en cine-clubes.

En España se emitió por primera vez en Canal Plus, para abonados, el 13 de marzo de 1992. Los críticos televisivos la valoran bien, aunque no entre las mejores.