La última actuación de Sean Connery como James Bond 007 en el remake de Operación Trueno

 

Ficha Técnica
Reparto
Origen
Gran Bretaña
James Bond
Sean Connery
Rodaje
1983
Domino Petachi
Kim Basinger 
Duración
133 Min.
Maximillian Largo
Klaus Maria Brandauer
Modo
Technicolor
Conde Lippe
Pat Roach 
Formato
2:35 Panavisión
M
Edward Fox 
Sonido
Dolby Stereo 
Fatima Blush 
Barbara Carrera 
Producción Taliafilm Jack Petachi Gavan O’Herlihy
Guion
Lorenzo Semple Jr.
Kevin McClory
Jack Whittingham
Felix Leiter Bernie Casey
Kovacs Milow Kirek
Director
Irvin Kershner
Moneypenny
Pamela Salem
Dir. fotografía
Douglas Slocombe
Elliot
Ronald Pickup
Dir. artístico
Leslie Dilley
Ernst Stavro Blofeld Max Von Sydow
Edición
Ian Crafford
Kurt Anthony Van Laast
Decorados
Peter Chan
Lord Ambrose Anthony Sharp
Efectos especiales

David Beavis

David Harris
Patricia
Prunella Gee
Culpepper Vinzent Marcello
Especialistas
Vic Armstrong
Algergon “Algy”
Alec McCowen
Música
Michel Legrand
Nigel Small-Fawcett
Rowan Atkinson
Tema
Lani Hall
Capitán Pederson
Billy J. Mitchell
Vestuario
Charles Knode
Número 5
Christopher Reich

 

Active Image

Antecedentes

Tal y como se explica en el artículo dedicado a Kevin McClory, tras numerosas batallas legales, a principios de los años 80 Kevin McClory se reunió con el productor Jack Schwartzman y retomaron un proyecto iniciado años antes por el propio McClory llamado Warhead. Financiados por la Warner Bros., se hicieron con los derechos para rodar una película Bond, siempre y cuando fuera un remake de Operación Trueno. Lorenzo Semple Jr. empezó a trabajar en un nuevo guion y Nunca digas nunca jamás se estrenó en 1983, como un remake de Operación Trueno (1965), al margen de EON Productions y protagonizada por Sean Connery en su última aparición como James Bond.

Aunque la película no pertenece a la franquicia Bond de EON Productions, debido a fusiones y acuerdos posteriores, actualmente es propiedad de la Metro-Goldwyn-Mayer que se hizo con los derechos de distribución en 1997 tras adquirir Orion Pictures.

Misión

Tras fracasar en una misión de entrenamiento, un nuevo y joven M envía a James Bond a una clínica de salud para que se ponga en forma tras un periodo en el que el agente se ha dedicado a enseñar. En la clínica 007 descubre a un interno sospechoso que utiliza una extraña máquina que le escanea el ojo. Tras ser descubierto, Bond recibe un intento de asesinato que evita matando a su agresor. El interno, Jack Petachi, y su cuidadora, Fatima Blush, resultan ser dos miembros de SPECTRA, la organización dirigida por Ernst Stavro Blofeld, y la extraña máquina simula los sistemas de seguridad que consiguen evitar para robar dos cabezas nucleares con la intención de pedir un rescate a los gobiernos del mundo.

Aunque M no confía en los 00, envía a Bond a investigar el suceso. 007 se encuentra con Domino Petachi, quien se encuentra virtualmente prisionera en el Flying Saucer, yate de Maximillian Largo. Bond sigue la pista del yate de Largo hasta las Bahamas e intenta conocer los planes de SPECTRA hablando con Domino, Fatima Blush y el propio Largo.

Cuando 007 y su compañero de la CIA Felix Leiter se infiltran en el Flying Saucer para encontrar las bombas, Bond es caputado por Largo y llevado a Palmyra junto a Domino, a quien pretende vender como esclava a los árabes como castigo a su traición. Tras rescatarla, Bond y Domino persiguen a Largo hasta “Las lágrimas de Alá” situadas en un oasis, donde tendrá lugar una batalla en las instalaciones subterráneas de las que Largo intenta escapar con una cabeza nuclear. Sin embargo, Domino lo mata antes de que lo consiga vengando así a su hermano.

Tras retirarse presuntamente a las Bahamas, Bond recibe la visita del novato del MI6 Nigel Small-Fawcett, quien le pide que regrese para salvar al mundo, a lo que 007 responde “nunca jamás”.