Los medios de transporte más espectaculares aparecidos en la duodécima aventura de James Bond

Lotus Esprit Turbo

Siguiendo el debut triunfante del coche en La espía que me amó, James Bond es visto una vez más tras el volante de no uno, sino dos Lotus Esprit. Cuando uno de los secuaces de Gonzales intenta entrar en el coche de Bond, hace caso omiso a la advertencia de ‘Protección antirrobo’ pegada a la ventanilla. Cuando el esbirro (interpretado por el especialista Bob Simmons) rompe la ventanilla, el coche explota, destrozándolo completamente (el Lotus Standard tiene un sistema de seguridad más humano). Más tarde, en el laboratorio de Q, vemos un Lotus color bronce metalizado. Bond dice ‘Veo que han conseguido recomponer el Lotus’.

 

Este Lotus, turbo de 1980, capaz de alcanzar de 0 a 120 km/h en quince segundos, tenía un nuevo motor desarrollado a partir del 907 de dos litros y el 910 2,2 litros turbo. Este último modelo, cuyo interior fue diseñado por Guigiaro en Italia, es visto solo en dos breves secuencias cuando Bond va a Cortina. Al contrario que su predecesor, a este Lotus no se le ve ningún gadget… aunque alguno debe tener, dada la advertencia de Bond a Ferrara.

 

 

 

Citröen 2 CV

Probablemente el coche con menos probabilidades de aparecer en una persecución de 007 y el preferido de Roger Moore según una entrevista realizada para Top Gear en 2012, el Citröen 2 CV, conducido por Melina y Bond, es perseguido por los secuaces del asesino Gonzales.

Incluso Bond reacciona con estupor al ver que debe confiar en el pequeño coche francés, con matrícula de Madrid, para cruzar una zona montañosa a alta velocidad.

Supervisado por Remy Julienne, uno de los mejores especialistas de coches mundiales, la escena de la persecución requirió hacer rodar el Citröen, conducirlo marcha atrás y hacerlo volar por encima del techo de otro coche. La escena de la persecución de coches está planeada ingeniosamente, pero carece de suspense.

 

 

 

 

Motocicletas Yamaha

En Cortina, Bond es perseguido por las pistas de esquí por Kriegler quien conduce una Yamaha XJ 500 y sus hombres con motocicletas Yamaha XT 500, modificadas para incorporar ametralladoras (activadas por los asideros) y ruedas con pinchos que les permiten ganar tracción en la nieve.

La secuencia incluye un impresionante trabajo de especialistas en el que las motocicletas que persiguen a Bond terminan estrelladas contra empalizadas, restaurantes e incluso una pista de bobsled. Sin embargo, al igual que la persecución del Citröen 2 CV, se vuelve pesada tras unos minutos.

¿Quieres saber más sobre las motos que han aparecido en películas Bond? En el número 6 de nuestra revista publicamos un artículo sobre ellas.

 

El Neptuno

Pequeño submarino utilizado por Bond y Melina para buscar el ATAC en el abismo de St. George. Resulta casi hundido en una tensa secuencia en la que un submarino monoplaza armado les ataca.

El Neptuno fue creado para la película por el diseñador de producción Peter Lamont. Mide 23 pies de largo y ocho de ancho. En realidad se construyeron dos Neptunos, uno totalmente equipado y, otro, hecho de fibra de vidrio y utilizado en la escena en la que es sacado del agua. Este último submarino reside actualmente en el parque temático de Isle of Wight en Inglaterra, mientras que el modelo operativo es propiedad de la Fundación Ian Fleming.

 

 

St. Georges

Aparentemente un barco pesquero, en realidad es un barco espía del MI6. Resulta hundido accidentalmente por una mina de la segunda guerra mundial. A bordo lleva un dispositivo ATAC.

 

Yate Triana

El yate de los Havelock, completamente equipado para arqueología submarina. Incluye el submarino “Neptune”. Fue construido en 1961 por Botje Ensing & Co. (Holanda) y bautizado “Christina”. Remodelado en 2004 actualmente se llama “Zurga” y está disponible para viajes charter.

 

SS Columbina

El barco de Colombo tiene un nombre adecuado al de su dueño. Bond es llevado inconsciente hasta él y participa en un asalto a la base de Kristatos en Albania.

 

 

Yate Santa Mavra

El yate de Kristatos es usado para arrastrar a Bond y Melina por el mar infestado de tiburones. Fue construido por Cartiere Santa Marherita en Italia y bautizado como “Panther”.

 

 

Submarino Mantis

Uno de los hombres de Kristatos utiliza este submarino de un sólo tripulante armado con pinzas y un taladro para atacar a Bond y Melina. Su piloto es Graham Hawkes, el propio ingeniero que diseñó este minisubmarino.

 

Augusta-Bell 206 B JetRanger II

Uno de los modelos de helicópteros más utilizados en la saga Bond. En la secuencia pre-créditos Bond cae en una trampa urdida por un antiguo y calvo enemigo, pero 007 consigue darle la vuelta a la situación.

 

Cessna A185 F

Es el modelo de la avioneta de Gonzales, que está equipada con ametralladoras con las que asesina a los Havelock.

 

Peugeot 504 (1969)

Es el modelo de los coches de los sicarios que persiguen el Dos Caballos.

 

 

 

Autobús Mercedes-Benz O 322

Este providencial autobús de línea “español”, permite escapar a Bond y Melina.

 

Coche de Caballos

Bond y Melina discuten en este tradicional medio de transporte mientras su conductor no se entera de nada.

 

 

Zamboni

Bond utiliza una pulidora para la pista de hielo de esta marca.

 

Rolls-Royce Silver Shadow

Este lujoso coche es propiedad de Kristatos. Bond lleva a Lisl a la casa de ella junto a la playa.

¿Quieres saber más sobre los Rolls-Royce que aparecen en la serie 007? En el número 9 de nuestra revista publicamos un artículo sobre ellos.

 

 

GP Buggy

Los sicarios de Kristatos utilizan estos vehículos adecuados para desplazarse por la arena.

 

 

Mercedes-Benz 200 D

El asesino Locke utiliza este coche para desplazarse en Cortina.

 

 

Mercedes-Benz 450 SEL

El asesino Locke encuentra su destino en este coche.

 

 

 

 

WSK PZL-Swidnik Mi-2

El general Gogol viaja hasta San Cirilo con este helicóptero de fabricación polaca.