Las curiosidades y los secretos mejor guardados de la octava aventura oficial de James Bond

El nombre de Dr. Kananga proviene de Ross Kananga, el propietario real de la granja de cocodrilos en la que Bond se encuentra acorralado. La secuencia originariamente no aparecía en el guion. Sin embargo, cuando Syd Cain y Guy Hamilton tropezaron con el lugar en Jamaica, quedaron tan impresionados con el cartel de ‘Trespassers Will be Eaten’ (Los que entren serán comidos) que sugirieron una escena en la que 007 se enfrentara a los cocodrilos. Ross Kananga llevó a cabo el increíble salto, en el que doblando a Bond, corre sobre las espaldas de los cocodrilos. Tuvo que hacer numerosas tomas y casi cae víctima de las bestias. Por sus esfuerzos, los productores le recompensaron poniendo su nombre al enemigo de la película.

Albert R. Broccoli pidió al artista catalán Salvador Dalí que diseñara una baraja de cartas del tarot para la producción de Vive y deja morir. Finalmente, el precio que exigía el artista era demasiado elevado y Broccoli optó por el diseño de Fergus Hall. Sin embargo, el trabajo estaba casi terminado, tal y como puede apreciarse en las imágenes que siguen.

 

Portada del suplemento Época que muestra una imagen con el tarot de James Bond.

A comienzos de 1973 la U.S. Games Systems, Inc., principal editor de tarots, se aseguró la exclusiva de derechos mundiales para su distribución mundial. El 16 de julio de 1973 se firmó con Heraclio Fournier, S.A. de Vitoria la exclusiva para la fabricación y traducción de este juego así como para su distribución y venta en España. Este mazo tiene los dorsos azules, no rojos, como aparecen en el film. En 2010 salió a la venta un facsímil (esta vez con dorso rojo) pero sólo con 25 cartas, los llamados arcanos mayores, más dos cartas extra de Los Amantes.

El tarot de James Bond puede verse en el episodio “Clyde Brukman’s Final Repose” de la temporada 3 de la serie Expediente X, aunque sin el dorso 007.

Derek Meddings, un maestro en la construcción de modelos en miniatura, creó los campos de droga que son destruidos al final de la película. Debido a su talento único, Meddings se convirtió en un colaborador habitual en las películas Bond, y ganaría un Óscar por Superman.

Casi una década antes de que accediera al papel de Bond en 1973, Roger Moore interpretó en 1964 a James Bond en versión cómica para el programa de la televisión británica Mainly Millicent, protagonizado por Millicent Martin. Este episodio se ha incluido en la “ultimate edition” de Vive y deja morir; Moore despliega toda su vis cómica y es para partirse de risa.

Lois Maxwell y Roger Moore eran viejos conocidos cuando Moore se incorporó a la saga; además habían trabajado juntos en dos episodios de la serie El Santo: “Interludio veneciano” (“Interlude in Venice”) y “Simón y Dalila” (“Simon and Delilah”).

Joe Chitwood, “Charlie”, el chofer de Bond asesinado por “Susurro” fue el  coordinador de la secuencia con automóviles en Nueva York.

Maurice Patchett dobló a Roger Moore pilotando el autobús de San Monique. Conductor de un autobús de Londres en la vida real, a los conductores de autobuses de dos plantas en Londres se les somete aun riguroso programa de entrenamiento, donde se les exige girar el bus sobre suelo mojado y mantenerlo recto, tal como se muestra en la película.

Hasta el reinicio de la serie, David Hedison ha sido el único actor en interpretar a Felix Leiter en más de una película, la otra es 007 Licencia para matar.

Gayle Hunnicutt firmó para interpretar a Solitaire, pero tuvo que renunciar cuando se quedó embarazada.

El personaje del Sheriff Pepper fue tan popular que volvió a reaparecer en El hombre de la pistola de oro.

Julius Harris, “Tee Hee”, pidió elegir tener un gancho como arma.

Muchas actrices Bond han posado para la revista Playboy. Jane Seymour y Gloria Hendry también lo hicieron, pero Hendry ya tenía una relación previa, pues había trabajado como “bunny”, “conejita” o camarera en uno de los clubs patrocinados por dicha revista. Ella lo consideró una experiencia muy positiva, pues en estos clubes no existía la discriminación racial que había sufrido hasta entonces.

Roy Stewart interpreta a “Quarrel Jr.” En la novela “Vive y deja morir” el personaje es el mismo que aparece en la posterior “Doctor No”, donde muere . Sin embargo la película Agente 007 contra el Dr. No se rodó antes que 007 vive y deja morir, por lo cual se hizo que este personaje fuera el hijo del ya fallecido aliado de Bond.

Robert Dix interpreta a “Hamilton”. Su padre era el actor Richard Dix y la madre de Roger Moore le llevaba a ver sus películas. Durante el rodaje en Nueva Orleans coincidió que Robert Dix estaba por allí y Moore consiguió que apareciera en la película.

La Olympia Brass Band de Nueva Orleans es una banda real. Hubo una “Olympia Brass Band” activa desde finales del XIX hasta la primera guerra mundial y en 1958, el saxofonista Harold Dejan revivió el histórico nombre. Tocaban en desfiles y fiestas, tenían una actuación semanal los domingos en el Preservation Hall. Realizaron tours por Europa y África. Actuaron por radio para el 25 aniversario de boda de Isabel II y para el Papa Juan Pablo II.

Dennis Edwards, que interpreta a “Baines” el agente asesinado con una mordedura de serpiente, le tenía pánico a estos animales y se desmayó durante la secuencia.

Michael Ebbin interpreta a “Dambala”, quien realiza los sacrificios al Baron Samedi. “Dambala” es una referencia a “Damballah Wedo”, el dios vudú del cielo y las serpientes.

Madelaine Smith, “Miss Caruso”, fue recomendada para el papel por Roger Moore, tras aparecer con él en televisión. Ella dijo que Moore fue extraordinariamente cortés, pero que se sintió muy incómoda estando en ropa interior mientras la esposa de Moore supervisaba la escena. En la versión italiana el personaje es francés.

Kubi Chaza, la vendedora en la tienda vudú, tras ser actriz y modelo, fue activista y empresaria de desarrollo en Zimbaue, y Secretaria General de la Organización de Empresarias Indígenas.

Don Topping, el maestro de ceremonias que presenta el espectáculo vudú, era un presentador de radio local.

Stephen Hendrikson, “Mr. Bleeker”, era el director artístico del equipo americano.

Roy Hollis, que aparece como sheriff de Louisiana, era el camionero jefe del equipo. Ya había hecho otro cameo como sheriff de Las Vegas en Diamantes para la eternidad.

Uno de los cocodrilos de la granja es llamado “Viejo Albert” como homenaje al productor Albert R. Broccoli.

La escena de apertura en el guión era muy diferente a la que finalmente fue rodada. James Bond se encuentra con un hombre en un jardín por la noche. Este debe entregar a un par de lentes de contacto especiales, pero son perturbados por agentes enemigos que se aproximan, y Bond intenta ayudar a escapar al hombre, asistiéndole a pasar sobre una alta valla que rodea el jardín. Demasiado tarde Bond descubre que el jardín está en la cima de un edificio muy alto, y su contacto muere en la caída. Michael Sheard fue contratado como el hombre pero la escena, comprensiblemente, nunca fue filmada.

Se había planeado la aparición del avión “Concorde” en esta película, que bien debía explotar en el cielo o estrellarse contra la torre Eiffel. Finalmente el “Concorde” aparecería en Moonraker, pero simplemente transportando a James Bond hasta Rio de Janeiro.

Esta película muestra la segunda aparición de Bond afeitándose. Cuando 007 se encuentra en la habitación de su hotel, prepara la bañera, y mientras procede a afeitarse. Para ello se sirve de un bote de espuma de afeitar marca Schick, y de una maquinilla de la misma firma, modelo L1. Este producto tenía la novedad de que no usaba una hoja de doble cara como la Gillette, sino una hoja de un solo filo, que se insertaba con un inyector donde venían guardadas todas ellas. Proporcionaban un afeitado muy suave y efectivo. ¿Quieres saber más sobre los afeitados de James Bond? En el número 2 de nuestra revista publicamos un artículo sobre ellos.

En la escena del enfrentamiento final entre Bond y Kananga, Roger Moore y Jane Seymour están sobre una inestable plataforma, donde debían permanecer entre una toma y otra. En cierto momento Seymour estuvo a punto de caerse pero Moore lo evitó sujetándola por su característico largo cabello.

Aunque esta primera película de Roger Moore no tuvo el impacto en la moda que tuvieron las de Connery, no por ello dejó de influir. El peinado de Bond en 007 vive y deja morir fue el que se impuso ese año en el estilo masculino.